VIAJAR SEGUROS

Desde los primeros días de vida, el niño siempre debe viajar en coche sujeto a un dispositivo de retención infantil. Hay requisitos a tener en cuenta a la hora de elegirlos. 

Los sistemas de retención para el automóvil son indispensables para garantizar la máxima seguridad del niño en cualquier trayecto. No solo proporcionan comodidad, sino que le ofrecen una excelente sujeción y protección en caso de producirse un accidente. 

¿QUE DICE LA LEY? 

El 1 de Octubre de 2015 entró en vigor el nuevo Reglamento General de Circulación que obliga a los niños que midan menos de 135 cm a viajar en los asientos traseros del vehículo, utilizando siempre un sistema de retención homologado a su talla y peso. No obstante la norma establece tres excepciones. 

Los niños podrán ir en el asiento delantero si: 

  • El vehículo no dispone de asientos traseros. 
  • Todas las plazas traseras están ocupadas por niños que midan menos de 135 cm. 
  • No es posible instalar todos los sistemas de retención en los asientos traseros. 

Ir con un niño de menos de 135 cm de altura en el asiento delantero del vehículo se considera una infracción grave, igual que si el niño viaja en el coche sin un dispositivo de retención. Estas infracciones supondrán el pago de una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos del carnet de conducir. 

El Reglamento también exige que la instalación de la silla se realice conforme al manual de instrucciones del fabricante; se podrá sancionar si la silla no esta homologada para el vehículo en cuestión, esta instalada mal o en un asiento para el que no está homologado su uso. 

¿CÓMO ELEGIR LA MÁS ADECUADA?

Existen dos normativas europeas que regulan el uso de los sistemas de retención infantil: la R44/04 y la UN R129 o I-Size. La primera clasifica las sillas en cinco grupos según el peso del niño, mientras que la I-Size lo hace en función de la altura.

SEGÚN EL PESO DEL NIÑO

Grupo 0 (de 0 a 10 kg) y 0+ (de 0 a 13 kg)

Los niños pueden viajar en el automóvil de dos maneras: tumbados en un capazo de seguridad homologado o sentados en una silla-portabebé ligeramente inclinada. 

  • El capazo (grupo 0) permite que los niños puedan viajar tumbados, atados con el cinturón de seguridad. Se sujeta al coche por medio de los cinturones de seguridad del automóvil y debe colocarse en el asiento trasero, en sentido transversal a la marcha. Los capazos de nueva generación disponen de arnés de tres puntos, cuentan con componentes de absorción de impactos y dispositivos que garantizan al bebé una óptima protección, sobretodo en caso de impacto lateral. 
  • El portabebés (grupo 0+) debe colocarse en los asientos traseros del coche, pero siempre en dirección contraria a la marcha, pues es la posición mas segura. De este modo, en caso de choque, la inercia que experimenta el cuerpo del niño queda contrarrestada por el respaldo de la sillita, y su cabeza, la parte más pesada de su cuerpo, no corre riesgo de ser zarandeada, con lo que se evitando daños importantes en el cuerpo y la columna vertebral. 

Estas sillas disponen de un arnés de seguridad de cinco puntos para asegurar al bebé, pero también deben fijarse al asiento del automóvil con los cinturones de seguridad del vehículo o mediante una base Isofix, que permite colocar la sillita en el coche de una forma fácil, rápida y segura, minimizando el riesgo de una instalación incorrecta. Al igual que el capazo, finalizando el viaje, el portabebés se pueden acoplar a un chasis y convertirse en un cochecito. 

Grupo 1 (de 9 a 18 kg) 

Se instala, preferiblemente, en el centro de los asientos traseros del coche, si el cinturón tiene tres puntos de anclaje, o en caso contrario, a los lados de los asientos de atrás (mejor en el asiento lateral derecho). 

Cada vez son más los modelos de silla que permiten instarse como grupo 1 en el sentido contrario a la marcha (la posición más segura) aunque también se pueden colocar en el sentido de la marcha. El niño se sujeta a la silla por medio de un arnés de cinco puntos, otros modelos utilizan un cojín de impacto como método de sujeción, que sustituye el arnés, y que debe utilizarse en el sentido de la marcha. Además la silla se fija al asiento del coche con el anclaje Isofix o los cinturones de seguridad del coche. 

Grupo 2 y Grupo 3 (de 15 a 36 kg) 

Bajo estos grupos, se engloban las sillas y asientos elevadores anatómicos (preferiblemente con respaldo), que colocados sobre el asiento del coche, permiten a los mas mayores alcanzar la altura necesaria para usar el cinturón de seguridad del automóvil. Este tipo desvía la trayectoria del cinturón para que, en caso de accidente, no cause lesiones en el cuello del niño. La silla se fija al asiento del coche mediante anclajes que se ajustan a los puntos de fijación Isofix del automóvil, o si el vehículo no dispone de Isofix, con el cinturón de seguridad del coche. 

¿QUE ES EL ISOFIX? 

El sistema Isofix consta de dos puntos de sujeción rígidos, que van atornillados o soldados a la carrocería del vehículo (y de los correspondientes enganches en el asiento infantil) y de un tercer punto de anclaje, que que consiste en un dispositivo anti-rotación que reduce el desplazamiento de la cabeza en caso de impacto (Top Tether, pata de apoyo o sistema anti-rotación interno). Con el Isofix, la sillita queda sujeta al vehículo a través de fijaciones, substituyendo, así, el uso de los cinturones de seguridad. 

I-SIZE, PROLONGA EL USO A CONTRAMARCHA. 

En julio de 2013, entró en vigor la normativa europea para el uso de sistemas de retención infantil I-Size, que , a diferencia de la R44/04, presenta dos novedades importantes: 

  • La primera es que la I-Size clasifica las sillas de auto según la altura del niño, y no según su peso, como lo hacia R44. 
  • La otra gran novedad hace referencia a la posición  de la silla en el coche, y es que, según esta normativa, es obligatorio que los niños viajen en el sentido contrario de la marcha, por lo menos, hasta los meses, ya que se ha demostrado que ésta es la posición más segura para los niños ante un choque frontal.

Asimismo todos los dispositivos I-Size se instalan con anclajes Isofix, con el fin de reducir el riesgo de una colocación incorrecta de la silla, ofrecen una mayor protección de la cabeza y del cuello del niño en caso de impacto lateral y frontal. 

La normativa I-SIze garantiza la compatibilidad de todos los dispositivos I-Size con los asientos etiquetados I-Size en un coche, pero habrá que comprobar la compatibilidad de los dispositivos con vehículos que no lleven asientos I-Size. 

La implementación de la I-Size se llevará a cabo en tres fases: la primera fase comprende los dispositivos integrales con Isofix hasta los 105 cm (actuales grupos 0 y 1 en la normativa R44), que entró en vigor en junio de 2013; la segunda fase, los dispositivos no integrales con Isofix a partir de los 100cm de altura (actuales grupos 2 y 3 de la R44), que se  implementó en verano 2017, y que regula el uso de los asientos elevadores que deberán ir siempre con respaldo; y la tercera fase, todavía en desarrollo, hace referencia a los dispositivos sin Isofix, que se instalan con el cinturón del automóvil.

Todos los comentarios

Deja un comentario