¡RESPIRA!

Descubre porque es tan importante respirar bien, de forma consciente, sobre todo si estás esperando un bebé.

Te ofrecemos sencillos ejercicios para transformar un acto reflejo en un gesto consciente, que regala beneficios a la mamá y al bebé.

Favorece una buena oxigenación del organismo de la futura mamá y, en consecuencia, también del futuro bebé. Ayuda a expandir mejor los pulmones, aliviando la sensación de dificultad respiratoria tipica de los ultimos meses de gestación.

Hace sentir a la mamá más énergica y vital, en un periodo en el que es fácil sentirse cansada e inquieta. Relaja y aporta bienestar. La respiración es un acto automático en el que pocas veces nos paramos a pensar. Sin embargo, si se hace bien y de forma consciente, aporta muchos beneficios. Siempre. Sobre todo, durante el embarazo. Solo hay que pensar que un adulto emplea, de media unicamente el 30% de su capacidad pulmonar, mientras que los niños pueden llegar casi al 100%. Es dificil volver a respirar plenamente como cuando eramos pequeños, pero, con un poco de entrenamiento, se pueden obtener grandes mejoras, incluso ahora, que estas esperando un hijo.

CUATRO FUNCIONES IMPORTANTES.

Además de oxigenar la sangre e irrigar todos los órganos, una respiración correcta tiene otras cuatro funciones fundamentales, beneficiosas en cualquier momento de la vida, pero, en particular durante los nueve meses de embarazo. Te las explicamos a continuación.

1. Un plus de energia

Cada vez que inspiramos, almacenamos valiosas substancias presentes en el aire, que constituyen una fuente de energía importante para nuestro organismo. Esto significa que, cuanto más aire logremos capturar en cada inspiración, más cargaremos nuestras pilas. Se trata de una práctica muy beneficiosa durante todo el embarazo, cuando se suelen sufrir problemas como el cansancio, ya sea por los cambios hormonales de los primeros meses o por que no se puede dormir bien por las noches. Esta práctica también resulta útil después de dar a luz, para compensar el enorme desgaste energético debido al parto y a los primeros días con el bebé.

2. Fuera toxinas

Otra función estratégica de la respiración es la de purificar nuestro organismo durante la expiración. Como la piel, el hígado, los intestinos y los riñones, también los pulmones son órganos importantes encargados de eliminar las impurezas y las substancias de desecho del metabolismo. Esto significa que, además de inspirar más a fondo, es importante aprender a liberarse de todo el aire a través de las espiraciones, porque, cuanto más aire logremos expulsar, más toxinas podremos eliminar. Y un organismo limpio es un nido limpio para nuestro hijo.

3. Emociones bajo control

Algunas técnicas de respiración también pueden influir en las emociones. Hasta hace pocos años se pensaba que el beneficio emocional derivado de una correcta respiración era un efecto placebo. Sin embargo numerosos estudios han demostrado que puede tener un gran impacto en el en sistema nervioso. Solo hay que pensar en la diferente forma de respirar que se presenta automáticamente en función de los diferentes estados de ánimo; cuando se tiene miedo parece que la respiración se bloquea y que nos falta el aire; cuando estamos enfadados la respiración es corta y afanosa; mientras que cuando estamos relajados, es más larga y profunda. Si el estado de ánimo influye en la forma de respirar, trabajando la respiración también podemos trabajar las emociones. Por supuesto, no se puede eliminar la causa solo respirando, pero si se puede aprender a no dejarse dominar por una emoción negativa.

4. Atención al aquí y al ahora

La respiración también sirve para entrenar la mente para permanecer en el presente. A veces, nos oblidamos de vivir en el presente, que por lo contrario, es la única realidad con la que podemos contar. Esta tendencia también puede manifestarse en el embarazo, cuando la futura mama piensa en su vida pasada y mira con esperanza y quizás con un poco de aprensión, hacia el futuro. Pero ¿que tiene que ver la respiración con esto? La respiración es el acto que nos vuelve al presente (no se puede respirar para ayer o para mañana), y centrarse en esto es una de las mejores de devolver a la mente al aquí y ahora, para saborear plenamente las emociones de los nueve meses, concentrarse en el bebe y sentir y disfrutar de los cambios del cuerpo. Entrenarse para vivir el presente será beneficioso en el parto, porque ayuda a concentrarse y a aprovechar las pausas entre contracciones para recargarse de energía.

EJERCICIO 1: Respiración consciente

Con los ojos cerrados, empieza escuchando todos los sonidos que te rodean. Después, desplaza tu atención al cuerpo, de abajo a arriba, recorriendo con la mente zona a zona, sin intentar relajarlo a toda costa; por último observa tu respiración, sin forzarla. Después de tomar contacto, empieza a respirar de forma consciente. La respiración empieza a hacerse camino, cada vez más larga, como si fueran olas del mar que van y vienen. Cuando estés más distendida, con calma, vuelve el ritmo normal de la respiración.

EJERCICIO 2: Respiración torácica y clavicular.

Centra la atención en el ambiente y en tu cuerpo. Después, en el momento de la respiración apoya una mano en el tórax, ligeramente por encima del pecho inspirando, dirige el aire solo a la zona torácica y, a continuación, espira solo desinflando la zona torácica. Tras algunas respiraciones, efectúa una pausa, apoya las manos sobre las piernas, con las palmas hacia arriba, y respira normalmente. Después de unos segundos de relax, apoya la mano más arriba a la altura de las clavículas, dirigiendo el aire para la parte más alta de los pulmones se hinche y se deshinche, dejando el tórax lo más quieto posible. Después de relaizar algunas respiraciones claviculares, relájate.

EJERCICO 3: Respiración yóguica completa.

Después de concentrar tu atención en el ambiente y en el cuerpo, como en el primer ejercicio, continua con la respiración yóguica completa: inspirando se hincha primero la zona torácica y, después también la clavicular; espirando se vacían varias zonas por completo.

Todos los comentarios

Deja un comentario