Qué llevar en el bolso de maternidad

Cuando se acerca el momento del parto y la llegada del nuevo integrante de la familia está próximo, es muy habitual y muy necesario disponer de todo lo necesario en una bolsa para atender las necesidades tanto de la madre como del recién nacido en el hospital. Para que no se te olvide nada, vamos a hacer una lista con todo lo necesario para que sepas qué llevar en el bolso de maternidad y no dejarte nada importante en los momentos más importantes de tu estancia en el hospital.

La bolsa de maternidad: un complemento indispensable

Seguro que si alguna amiga tuya ha estado embarazada has visto cómo ella o un familiar suyo preparaban una bolsa que luego se llevaban a cuestas al hospital. Se trata del llamado bolso de maternidad, y seguro que has visto más de uno a lo largo de tu vida. Pero, ¿qué se mete en la bolsa de maternidad exactamente?

Un bolso de maternidad sirve para guardar y transportar todo lo necesario cuando el momento del parto se aproxima. La estancia en el hospital puede llegar a prolongarse durante horas en función de lo que tarde en dilatar el cuello uterino, por lo que es elemental que la mujer disponga de todo lo necesario para su estancia en la clínica.

Es común en todas las mujeres embarazadas plantarse un día y pensar que no se tiene nada preparado y que no falta tanto para el alumbramiento, a pesar de que puedes estar a semanas de que se produzca el parto. “¿Qué debo llevar en el bolso de maternidad cuando me tenga que ir al hospital?”, te preguntarás. Para que no entres en pánico antes de tiempo, nuestro equipo de especialistas va a facilitarte una lista para que sepas qué se mete en la bolsa de maternidad y con cuántas semanas debes preparar la bolsa del hospital. ¡Vamos a ello!

¿Qué debo llevar en el bolso de maternidad?

Aunque nada más llegar a la clínica te darás cuenta de que la bolsa de maternidad que hay que llevar al hospital puede estar personalizada y se confecciona al gusto de cada una, sí es conveniente que eches un vistazo a los productos que te comentamos a continuación para que tengas la certeza de que cuentas con todo lo necesario para el momento del parto y tu posterior estancia en el hospital.

  • Camisones y zapatillas. Lo primordial es que cuentes con dos o tres camisones con apertura delantera para que puedas darle el pecho más cómodamente, facilitando la lactancia y evitando movimientos innecesarios que afecten a tu reposo. Y no olvides unas zapatillas cómodas, sobre todo de tipo domésticas, para moverte de manera cómoda por el hospital. Lo más seguro es que estés allí unos cuantos días, así que no te olvides de incluir unas en tu bolsa de maternidad.
  • Mantas, batas y ropa interior. Una buena bata es esencial para evitar resfriados y no pasar frío en el hospital. Ten en cuenta que en los hospitales las oscilaciones de temperatura pueden ser pronunciadas para evitar la proliferación de bacterias, por lo que en la bolsa de maternidad que hay que llevar al hospital deberías incluir una buena bata. También puedes decantarte por una suave mantita de bebé para que el peque esté bien aislado del frío.

Probablemente, si le preguntas a una amiga que ha sido madre qué debo llevar en el bolso de maternidad, probablemente su primera respuesta sea ropa interior y recambios. Es fundamental que incluyas braguitas desechables, preferiblemente de algodón y de cintura alta para que las costuras no coincidan con las cicatrices de la incisión.

También debes llevar varios pares de sujetadores de lactancia, así como un par de combinaciones de calcetines para no coger frío por los pies en el hospital. Y muy importante: compresas posparto. Resérvales un hueco preferente, ya que, aunque todo lo que se mete en la bolsa de maternidad es importante y lo vas a acabar necesitando, las compresas posparto van a ser lo primero que utilices cuando el bebé haya nacido y es conveniente que estén a mano, así que no las escondas demasiado.

  • Cremas y productos de aseo. Sobre todo, para evitar las grietas y las heridas en los pezones, así como discos absorbentes para cuando la leche suba al pecho. De todo lo que se mete en la bolsa de maternidad, es de lo más importante porque mantiene la piel en óptimas condiciones y evita la aparición de rasguños y heridas a causa del roce.

Un imprescindible, sobre todo para llevar en un mismo sitio todos los complementos de aseo personal que puedas necesitar durante tu estancia. Cepillos de dientes, cremas hidratantes, lápices de cacao para los labios, desodorante, un poco de maquillaje… No olvides que llevar en el bolso de maternidad todos estos productos pueden hacer tu estancia en el hospital mucho más agradable.

  • Ropa cómoda y documentación. “¿Qué debo llevar en el bolso de maternidad para cuando salga del hospital?”, te preguntarás. Muy sencillo: ropa fina y cómoda. No para cuando estés en el hospital, ya que lo recomendable es que tengas tu propia bata y en el centro no la usarás, sino para salir a la calle cuando te den el alta. Ten en cuenta que tendrás que hacer frente al cambio de temperatura y te conviene evitar choques térmicos que deriven en un resfriado. ¡Tu peque te va a necesitar entera!

Es primordial que incluyas en tu bolsa una funda con toda la documentación necesaria, incluyendo tu DNI, la partida de nacimiento y los certificados correspondientes. Deben estar a buen recaudo, y qué mejor que llevar en el bolso de maternidad una pequeña carpeta con los papeles más importantes para iniciar los trámites burocráticos que le permitan estar dado de alta en el Sistema Nacional de Salud. Y, si no te quieres complicar, lleva siempre toda la documentación en un portadocumentos como este de Tuc Tuc, con cierre de cremallera y espacios para libros de vacunas, tarjeta sanitaria y demás documentos importantes.

Como ves, la bolsa de maternidad que debes llevar al hospital debe estar compuesta por multitud de accesorios y espacios bien diferenciados para que encuentres en todo momento lo que estás buscando. Ropita para ti, productos de aseo personal, algún entretenimiento, mudas, una carpetita para incorporar los documentos más importantes… Pero, ¿y para el peque? ¿En la bolsa de maternidad que vas a llevar al hospital se han de incluir productos para el bebé? Por supuesto, y lo conveniente es que sus cosas estén en un compartimento o una bolsa de maternidad independiente.

Organizar la bolsa de maternidad para el bebé

Dado que no solo vas a tener que preocuparte de tus cosas, sino que tienes que preparar la bolsa de maternidad para el bebé, lo conveniente es que empieces a organizarlo lo antes posible para poder hacerlo con calma. ¿Con cuántas semanas debes preparar la bolsa del hospital? No hay una fecha exacta, pero sí es aconsejable que comiences a pensar en ello a partir del primer trimestre de embarazo.

  • Pijamas y accesorios. Un pijamita para el pequeño va a ser fundamental para que esté abrigadito en los primeros instantes junto a su mami. También le podrá ser de gran utilidad un body, como el simpático body de “Abibis” o una muselina de algodón, que le ayudará a estar protegido del frío mientras su piel cuenta con el grado de transpiración óptimo.
  • Patucos y calcetines. Para que el bebé esté abrigado en todo momento en su estancia en el hospital, lo mejor es que disponga de unos patucos que le permitan mover el cuerpo con soltura sin riesgos a que sufran una lesión.
  • Chupetes. Que no falte un buen par de chupetes, ya que les proporciona tranquilidad y seguridad. ¿No sabes cuáles elegir? Echa un vistazo a estos chupetes de marco ligero que facilitan la respiración del bebé. No es preciso que los guardes con demasiada antelación, ya que, aunque en la bolsa de maternidad que vas a llevar al hospital guardarás todo lo necesario, los chupetes son tan pequeños que puedes perderlos si los guardas demasiado pronto.
  • Pañales. Aunque en el hospital contarán con lo necesario para cuidar al bebé, nunca está de más que incluyas unos pañales en la bolsa de maternidad. Una gran opción son estos pañales de gran suavidad y absorción, hecho con materiales biodegradables y aptos para bebés de entre 3 y 6 kilos.