Puerperio: qué es, cuáles son sus síntomas y qué cuidados necesitas

El puerperio es una etapa que tiene lugar inmediatamente después del embarazo y que puede tener una duración variable dependiendo de si se opta por una lactancia activa y prolongada o no. Es importante informarse sobre qué es el puerperio ya que en esta fase se producen importantes transformaciones en el cuerpo que afectan, sobre todo, al sistema reproductivo, a las funciones fisiológicas y endocrinológicas y a nivel emocional —o el modo de sentir—.

En este artículo vamos a hablar sobre qué es puerperio —o cuarentena, como también se le conoce a esta etapa—, cuáles son las fases del puerperio, los síntomas, la duración del puerperio, las complicaciones y los cuidados de la mujer en el puerperio necesarios.

Qué es puerperio

Si nos atenemos a la definición más simple y fácil de entender sobre qué es puerperio, nos encontramos que esta fase es el periodo de tiempo que dura la recuperación por completo del aparato reproductor femenino después del parto. El Puerperio o cuarentena es una fase en la cual tienen lugar transformaciones anatómicas, así como funcionales, y de manera progresiva, después del parto. Se trata del ciclo en el cual todos los cambios sufridos durante el embarazo vuelven a su estado previo, antes de la concepción. Estos cambios son observables a nivel anatómico, en las funciones de los órganos y en las glándulas.

Fases del puerperio

Cuando hablamos del puerperio hay que tener en cuenta que podemos distinguir varias etapas, dependiendo del tiempo o duración desde que se dio a luz. Estas son:

  1. Puerperio inmediato: El puerperio inmediato tiene lugar durante las primeras 24 horas después del parto.
  2. Puerperio mediato: Tiene lugar desde el día 2 hasta el día 10, después del parto.
  3. Puerperio tardío: Suele concluir a los 40 o 45 días, desde el retorno del parto. Es el momento en el que regresa la menstruación.
  4. Puerperio alejado: Se extiende desde los 45 días hasta un límite impreciso, ya que suele variar. Por lo general, la media suele ser de un máximo de 6 meses.

Puerperio: síntomas

Cómo explicábamos más arriba, el puerperio repercute en una gran cantidad de cambios, como los cambios hormonales en el puerperio, pero también los cambios anatómicos y los que tienen que ver con el funcionamiento de los órganos. Ello repercute en una serie de síntomas, como explicamos aquí:

  • Cambios en el aparato circulatorio: Poco a poco se recupera la frecuencia cardíaca normal. También se normalizan los nódulos hemorroidales.
  • Eliminación del agua: Se elimina el agua y líquidos acumulados a través del sudor y de la orina —aproximadamente dos litros—.
  • Pérdida de sangre: Durante varios días se va perdiendo sangre acompañada de deciduas esponjosas —o membranas ovulares—. Se trata de unos 500 mililitros, aproximadamente. En cualquier caso, es importante prestar atención a los tipos de sangrado en el puerperio para comprobar que todo va en orden.
  • Aumento de la temperatura: Durante el tercer día, aproximadamente, se produce un aumento de la temperatura ya que se incrementa la actividad del metabolismo mamario al reducirse la producción de leche. No debe durar más de 24 horas.
  • Recuperación del color de la piel: Desaparece los restos de pigmentación en la piel, lo que hace que las estrías cambien de color.
  • Los órganos vuelven a la posición original: Se retoma la fisiología ya que los órganos vuelven a la posición original. Esto suele generar constipación durante los primeros días. En el caso del útero, este regresa a su posición intrapélvica durante los 10 y 14 primeros días.
  • Vuelve la regla: Por lo general, entre los 30 y 45 días, vuelve la ovulación y —siempre que no haya fecundación— reaparece la menstruación.
  • Cambios anatómicos durante el puerperio: Debes tener en cuenta que el cuerpo ha sufrido importantes cambios anatómicos durante el embarazo, por ello es posible que necesites realizar algo de gimnasia para recuperar la tonicidad y acabar con la flacidez. Algunos de los signos más comunes son la pérdida de cabello a causa de la disminución hormonal, el estiramiento de la piel —sobre todo en la zona del vientre y el abdomen—, molestias en los genitales y un aumento en la producción de leche en los pechos —y previamente, de calostro, un líquido amarillo rico en anticuerpos para las defensas del bebé—.

Cuánto dura el puerperio

La duración del puerperio habitual suele ser de 45 a 60 días, ahora bien, en el caso de las mujeres que optan por alimentar a sus bebés con una lactancia activa y prolongada —como hemos visto— la duración puede extenderse hasta los 6 meses, aproximadamente. Es lo que se conoce como un puerperio alejado.

Problemas durante el puerperio

Algunos de los problemas durante el puerperio más comunes son los dolores en el útero. Esto tiene lugar en algunas mujeres en el momento en el cuál el órgano se acomoda a su tamaño, peso y posición inicial. Es lo que se conoce como entuertos. En este caso, el médico recetará analgésicos que no interfieran con la lactancia materna. Ahora bien, hay que tener cuidado durante la etapa del puerperio inmediato para evitar hemorragias y el shock hipovolémico.

Estos son algunos de los problemas que se han detectado durante el puerperio —generalmente se trata de complicaciones del puerperio mediato—: Episiotomía, hemorroides, hematoma periné, desgarros vaginales, desgarros del periné, contracciones, dolor mamario, cistitis, infecciones de la episiotomía, infección de la cicatriz de la cesárea, endometriosis, abscesos mamarios y candidiasis en el pezón.

Cuidados de la mujer en el puerperio

El periodo de puerperio o cuarentena requiere de unos cuidados específicos para evitar complicaciones. Hay que llevar a cabo una serie de cuidados en el puerperio inmediato, así como en el puerperio mediato y tardío —o alejado, en su caso—. En el caso de los cuidados en el puerperio inmediato, los cuales se llevarán a cabo en enfermería, estos servirán para evitar hemorroides, así como para prevenir el shock hipovolémico:

  • Toma de constantes.
  • Palpar el fondo uterino para comprobar la contracción del mismo.
  • Vigilar la administración de fármacos.
  • Controlar la episiotomía.
  • Vigilar el estado de los pechos.
  • Facilitar la lactancia.
  • Descansar.
  • Vigilar la aparición de loquios, la cantidad el color y los coágulos —en caso de que se desarrollen—.

 

A lo largo del puerperio (mediato, tardío o alejado) se recomienda lo siguiente:

  • Descansar todo lo posible.
  • Expresar los sentimientos a la pareja.
  • Cuidar la alimentación.
  • Caminar.
  • Evitar la cafeína y el alcohol.
  • No exigirse horarios y rutinas.