Náuseas en el embarazo: cuándo empiezan y cómo evitarlas

¿Sabías que las náuseas son uno de los síntomas más comunes del embarazo? Alrededor del 80% de las mujeres embarazadas han experimentado – y sufrido – estos molestos síntomas, los cuales pueden variar en cuanto a intensidad o momento del día en las que se producen en cada caso.

Lo cierto es que, pese a que casi establecemos un paralelismo entre embarazo y náuseas, las causas que las producen generan muchas dudas. Desde a su vinculación con las hormonas, en concreto con la hCG u hormona del embarazo, cambios en los niveles de progesterona o, incluso, provocadas por el miedo que experimentan las mujeres ante la posibilidad de que algo malo le ocurra al bebé, las náuseas acompañan a buena parte de las gestantes durante los primeros meses de embarazo.

Además de las causas que las producen, existen otros interrogantes en torno a este molesto síntoma: ¿Cuándo empiezan las náuseas en el embarazo? ¿Cuándo desaparecen las náuseas en el embarazo? O ¿Cómo son las náuseas en el embarazo? Son algunas de las cuestiones más frecuentes entre las mujeres durante su primer embarazo.

No podemos evitar que las náuseas aparezcan durante la gestación, pero sí podemos informarnos en todo lo referente a este síntoma para aprender a manejarlas de la mejor manera e, incluso, aliviarlas.

¿Estás embarazada o planeas estarlo? Este post es para ti.

¿Cuándo comienzan las náuseas en el embarazo?

Todas hemos oído hablar de este síntoma, pero ¿realmente sabemos cómo son las náuseas en el embarazo?  Se trata de una sensación de malestar en el estómago, acompañada de ganas de vomitar y que suele culminar en vómitos, acompaña a un 80% de las embarazadas.

Tal sintomatología genera una gran preocupación, totalmente justificada, que lleva a muchas mujeres a preguntarse ¿cuándo empiezan los vómitos y náuseas en el embarazo? Por lo general, la amplia mayoría de las mujeres que padecen náuseas en el embarazo, las experimentan durante el primer trimestre.

Pero, ¿todas las mujeres las sufren? Lo cierto es que no. Y no es motivo de preocupación. La ausencia de ciertos síntomas durante el embarazo, aunque sean comunes y estén más que asociados a la gestación, no es, en todos los casos, una razón por la que alarmarse.

En conclusión, no es malo no tener náuseas en el embarazo, todo lo contrario. No padecer este síntoma favorecerá tu bienestar y te ayudará a afrontar el resto de cambios que experimentarás durante el embarazo.

¿Cómo aliviar las náuseas en el embarazo?

Cada embarazo es diferente. Partiendo de la base de que podemos o no sufrir náuseas durante el embarazo, la intensidad de las mismas puede variar de leve a extremas. Además, se pueden experimentar tanto por las mañanas, las denominadas náuseas matutinas, como a lo largo del día.

Las náuseas graves afectan a un porcentaje mínimo de las mujeres, en torno a 1%, las cuales sufren vómitos frecuentes, pérdida de peso y un desequilibrio en la cantidad de agua del cuerpo. Tranquila, no es lo habitual.

En la amplia mayoría de los casos podemos servirnos de remedios naturales y unos útiles consejos que nos ayudarán a paliar los efectos de este síntoma. Si alguna vez te has preguntado cómo aliviar las náuseas en el embarazo, estás en el lugar correcto.

Toma jengibre

Este super alimento es un auténtico remedio contra los mareos, las náuseas y los vómitos durante el embarazo. Genera un efecto en el trato gastrointestinal, favoreciendo la movilidad y el vaciamiento gástrico.

Puedes tomarlo crudo o en una infusión. Puedes añadirle unas gotitas de limón para potenciar el efecto del jengibre.

Bebe agua

Los vómitos causados por las náuseas pueden deshidratarte, por lo que habrás de poner especial atención en mantener los niveles de agua adecuados. Toma agua antes de las comidas y no durante las mismas. Se recomienda tomar agua mineral baja en sodio.

Infusiones de menta

Las hojas de menta favorecen la desaparición de las náuseas, ayudándote, también, a recuperar el apetito. A esta planta se le atribuyen propiedades medicinales capaces de combatir estos molestos síntomas.

Consulta siempre a tu médico antes de tomar infusiones con plantas medicinales y recuerda no tomar más de dos infusiones al día.

Frutos secos

La ingesta de frutos secos es un buen hábito en cualquier etapa de la vida. Aportan una buena cantidad de energía, además de vitaminas como la B6. Tomar un puñadito de almendras, avellanas o cacahuetes palía los síntomas causados por las náuseas.

Muchas comidas, poca cantidad

No es solo lo que comes sino, también, cómo comes. Estudios han demostrado que comidas poco copiosas y ricas en proteínas favorecen la disminución de la sintomatología nauseosa.

Prueba a realizar tres comidas de poca cantidad y dos tentempiés a lo largo del día, evitando los alimentos ricos en grasa, los platos picantes y todas aquellas comidas que, por su olor, te causen rechazo, aunque previamente al embarazo te gustaran.

¿Por qué ocurre esto? Tu cuerpo, de manera natural, reacciona mediante tus sentidos olfativo y gustativo para proteger al bebe. Bebidas como el café, productos como la carne, los huevos, el pescado y, por supuesto, la nicotina y el alcohol, te producirán rechazo al agudizarse tu sentido del olfato, que reacciona produciéndote náuseas.

¿Cuándo desaparecen las náuseas en el embarazo?

Si bien la aparición de las náuseas parece estar más establecida, la desaparición de las mismas varía en mayor medida en cada caso.

En términos generales, podríamos decir que las náuseas y los vómitos van disminuyendo desde su aparición en el primer trimestre, pudiendo desaparecer alrededor de la semana 12 o 14. Aunque también debemos contemplar la posibilidad de que se extiendan hasta la semana 20 o, incluso, experimentarlas durante todos los meses de embarazo.

Si hablamos de porcentajes, podríamos establecer que, alrededor del 90% de las mujeres embarazadas dejan de sufrir náuseas en torno a las 20 semanas. Tras este periodo, los síntomas son esporádicos y puntuales. Tan solo un 5% de mujeres sufren náuseas y vómitos hasta el momento del parto.

En estos casos, en los que las náuseas persisten, se recomienda consular al obstetra a fin de descartar otras posibles causas que produzcan esta sintomatología.