Moisés o minicuna: te explicamos las diferencias y qué es mejor

Contar con una cuna o minicuna es fundamental durante los primeros meses de vida del bebé, ya que les proporciona el calor y la comodidad necesarios para poder disfrutar del descanso que se merecen.

En una etapa de la vida en la que el dormir tiene casi tanta importancia como el comer, el mero hecho de disponer de un moisés o una minicuna para acurrucar a los pequeños durante sus horas de sueño marca la diferencia entre poder simplemente dormir o disfrutar de un verdadero sueño reparador, además de proporcionarles la seguridad que necesitan para su correcto desarrollo emocional.

Diferencias entre moisés y minicuna

Aunque ambas opciones son igualmente válidas para proporcionarles el descanso que se merecen a los más pequeños, el hecho de elegir entre un moisés o una minicuna te proporcionará sutiles diferencias en la manejabilidad y la capacidad de adaptación del pequeño al espacio que proporcionan.

Para empezar, un moisés es una cesta de mimbre de forma ovalada que incluye asas a los lados que permiten ser transportada con facilidad. Su estructura dispone además de patas plegables, que le proporcionan la estabilidad y la altura que el pequeño necesita.

Otra diferencia entre el moisés y la minicuna es que el primero suele contar con un espacio en su interior mucho más recogido, lo que fomenta la sensación de seguridad tan beneficiosa para el bebé. A pesar de que una cuna o una minicuna también proporcionan un espacio recogido, los moisés son especialmente cómodos en este sentido, fomentando el correcto descanso del pequeño. Y es que, como cualquier mamífero, un bebé solo dormirá cuando se sienta realmente a salvo.

En cuanto a la manejabilidad, ¿cuál es mejor, un moisés o una cuna colecho? A pesar de que las cunas han experimentado grandes avances en este sentido, un moisés presenta un tamaño mucho más compacto y su diseño está pensado para ser especialmente manejable, en parte gracias también a que los materiales con los que están fabricados los hacen mucho más ligeros que cualquier otra alternativa.

Y, a propósito de esto, nunca está de más recordar los múltiples beneficios que presenta el colecho para el bebé: la presencia de la madre le otorga más seguridad, fomenta su relajación, su descanso y resulta muy beneficioso para proporcionarle al pequeño el calor que necesita.

Esto es especialmente importante porque facilita que los padres puedan llevar a su hijo a cualquier parte, aumentando su libertad de movimientos sin tener que dejar al niño a solas. Además, otra importante diferencia entre el moisés y la minicuna es que el primero se puede separar de las patas con facilidad, haciendo que se pueda transportar y colocar en cualquier lugar.

Y, como cualquier otra cuna o minicuna, puede ser ubicada en un lateral de la cama para que los padres puedan estar ubicados cerca del pequeño, con lo que eso supone para él.

No obstante, una diferencia importante entre el moisés y la minicuna es que el primero solo sirve para los primeros meses de vida del pequeño, siendo inevitable el alto a la cuna en un momento dado. Y es que las limitaciones de espacio del moisés son importantes y mucho más pronunciadas que en el caso de cualquier cuna.

¿Cuál es la mejor minicuna?

Las minicunas presentan una característica forma rectangular que ofrecen un espacio recogido para proporcionar al bebé el descanso que se merecen. Sin embargo, no son iguales a una cuna, ya que pueden ser desplazadas con mayor facilidad, aunque su tamaño sea mayor que el de un moisés.

De hecho, esto precisamente juega a favor de las minicunas, y es que la cuestión del espacio hace que muchos padres no sepan si optar en principio por un moisés o una minicuna directamente. Las minicunas ocupan poco espacio y pueden ser almacenadas muy fácilmente porque la mayoría, a día de hoy, son plegables.

Aunque las minicunas son normalmente confundidas con un moisés o una cuna colecho, lo cierto es que no son lo mismo pese a las numerosas similitudes que presentan. No obstante, sí es cierto que las minicunas pueden funcionar como colechos, haciendo que el bebé pueda descansar estando todavía más cerca de los padres, algo muy beneficioso para su descanso y su desarrollo emocional.

Ahora bien, ¿qué es mejor para un recién nacido, una cuna o una minicuna? Esto depende de las preferencias de los padres, aunque una minicuna suele ser lo mejor por una cuestión práctica. Las minicunas son más pequeñas que las cunas tradicionales y son una opción ideal si no quieres elegir entre un moisés o una cuna colecho, además de ser mucho más manejables, lo que ayuda a guardarlas o moverlas de sitio sin mucha dificultad.

¿Qué minicuna elegir?

En la actualidad, la oferta de minicunas es tan extensa que puede ser algo complicado saber cuál es la mejor minicuna para el pequeño. Aunque pueda parecer que puede estar igual de bien un recién nacido en una cuna o en una minicuna cualquiera, esto no es necesariamente cierto. Ahora bien, ¿cuál es la mejor minicuna para tu bebé de entre todas las que hay en el mercado? ¿Cómo sabes que se adaptará bien?

Aquí entra en juego el asesoramiento especializado que te podemos proporcionar los profesionales del sector para ayudarte a encontrar para tu recién nacido la cuna o minicuna ideal. De hecho, aunque tengas una idea de cuál es la mejor minicuna para tu bebé, siempre es aconsejable conocer la opinión de los expertos para que puedan aportar algo más a tu punto de vista.

Cómo vestir el moisés del bebé

Lo cierto es que si no sabes cómo vestir el moisés del bebé no tienes de qué preocuparte, porque es extremadamente sencillo dejarlo cuco. En función de la estación del año y de tus gustos estéticos podrás incorporarle unas vestiduras u otras, la base de todo conjunto para los moisés que actúan como protector y que evitan las rozaduras con las fibras de mimbre. Actúan además como regulador térmico, ya que aísla al bebé de la temperatura del exterior.

Si sabes cómo vestir una cama sabrás cómo vestir el moisés del bebé, porque la estructura es la misma, solo que en miniatura, claro. Y es que encima de las vestiduras se colocan las sábanas, preferiblemente de algodón, para evitar reacciones alérgicas y proporcionarle la suavidad y la comodidad que necesita.

Si estamos en invierno, tendrás que saber cómo vestir el moisés del bebé para guarecerlo del aire frío y evitarle constipados y catarros. Lo mejor es que utilices un saco polar que envuelva por completo el cuerpo del pequeño, hasta la cabeza. Esto permitirá que permanezca protegido del frío durante el invierno y que su piel transpire en los meses de más calor.

Y no olvides añadir una pequeña almohadita o cojín para que la cabecita esté debidamente apoyada. Esto será perfecto para que su cabecita quede acomodada a la perfección sobre su superficie, fomentando el adecuado descanso.

En caso de que estés a punto de dar la bienvenida a un nuevo miembro de la familia o vayas a ser padre o madre próximamente, recuerda que puedes consultar el catálogo de minicunas de 1000bebes para comprar la minicuna perfecta para el peque.