Ejercicios para adelantar el parto: posturas y trucos

El parto tiene lugar cuando llega el final de la gestación, momento en el cual nace el bebé y se expulsa la placenta. Aunque cada vez son más precisas la fechas que se fijan para el momento del parto, hay ocasiones en las que estas se pueden retrasar. Como sabrás, el parto suele tener lugar entre la semana 37 y 40 de embarazo, ahora bien, puede haber variaciones.  Cuando el parto no se desencadena por sí solo suele ser necesario inducirlo (por lo general, cuando pasan 10 días desde la fecha probable del parto). Y es que a partir de la semana 37 el bebé ya está totalmente preparado para vivir fuera del seno materno sin problemas. En este artículo te explicamos varios ejercicios para un mejor parto, posturas para adelantar el parto y trucos. ¡Sigue leyendo para más información!

Ejercicios para adelantar el parto

Si lo que te estás preguntando es cómo dilatar más rápido para el parto y hacer que este sea mejor y más rápido debes saber que existen varios ejercicios para lograrlo. Vamos a explicarte algunos de los más efectivos, que estamos seguras que te ayudarán.

Caminar para dilatar rápido en el parto y realizar actividad física

Uno de los ejercicios para adelantar el parto más recomendados es el de caminar. Las caminatas, así como bajar las escaleras de lado o, incluso, bailar contoneando la cadera pueden ayudarte a desencadenar las contracciones uterinas. Esto es así debido a que permiten que el bebé descienda —cuando ya está en posición cefálica, con la cabeza hacia abajo— y se coloque en el lugar adecuado para iniciar la dilación presionando sobre el cuello uterino. Se recomienda, por tanto, caminar a buen ritmo todos los días. También pueden realizarse sentadillas y sentarse de cuclillas.

Cómo inducir el parto de forma natural manteniendo relaciones sexuales

Mantener relaciones sexuales antes del parto resulta muy útil para acelerarlo. Esto es así debido a que estimula la producción de la hormona oxitócica responsable de las contracciones. Además, el esperma contiene una gran cantidad de prostaglandina. Esta sustancia es muy similar a una hormona que madura el cuello uterino y ayuda en la función de dilación. No hay contraindicaciones para el bebé a la hora de mantener relaciones sexuales, a menos que ya hayas roto aguas o el ginecólogo haya indicado lo contrario.

Cómo dilatar más rápido para el parto con una pelota suiza

Entre los ejercicios para dilatar más recomendados se encuentran también aquellos que pueden realizarse con una pelota suiza o pelota de pilates. Esto es así debido a que fortalecen los músculos de la espalda y del abdomen, pero sin forzarlos —lo que evita las lesiones en esta zona, así como también en la pelvis y en las rodillas—. Los ejercicios para dilatar con pelota suiza son efectivos porque ayudan a que el bebé descienda y a que comiencen las contracciones. Puedes llevar a cabo varios tipos de ejercicios con la pelota suiza:

  • Haz movimientos suaves basculando la pelvis hacia atrás y hacia delante, o hacia los lados.
  • Haz movimientos de contracción del suelo pélvico.
  • Túmbate de espaldas en el suelo y sostén la pelota con las piernas en alto (las piernas deben estar flexionadas desde la rodilla hasta los pies en paralelo al suelo).

Cómo inducir el parto de forma natural estimulando el pezón

Otra de las cosas que puedes hacer para inducir el parto de manera natural es estimular el pezón. Esto es así debido a que, al igual que sucede en la lactancia, se libera oxitocina en la sangre y esta resulta muy útil para poner en marcha las contracciones. Para ello, se recomienda hacer masajes con la mano o succiones en el pezón con un sacaleches.

Posturas para adelantar el parto

Realizar unas determinadas posturas para adelantar el parto pueden resultar también muy útiles en el objetivo principal que perseguimos en este artículo. Ahora bien, es recomendable mantener la calma y estar relajadas para practicarlas, al igual que los ejercicios mencionados. Ten en cuenta que cuando el cuerpo se altera o se pone nervioso se segrega adrenalina, y esta es una de las responsables de inhibir la presencia de oxitocina —que, como indicábamos más arriba, pone en marcha el parto—. Te recomendamos que pruebes con las siguientes posturas para adelantar el parto:

  • Recuéstate sobre el lado izquierdo: Además, coloca una almohada sobre las piernas. Esta postura te permitirá relajar la espalda y mejorar la circulación de las extremidades. Esto será muy útil para que la sangre llegue hasta la placenta del bebé y todo funcione correctamente.
  • Apóyate contra la pared: Debes apoyarte sobre la pared y abrir las piernas. Además, debes ejercer presión con los brazos y contraer de manera simultánea el suelo pélvico —como si aguantaras las ganas de hacer pipí—. De esta forma se abrirá la zona de la pelvis a través de la cual saldrá el bebé.
  • La posición de la rana: Es la postura más recomendada. La posición de la rana, o postura de cuclillas, ayuda a abrir la zona pélvica y favorece la bajada del bebé.
  • Cuatro patas: Además, mueve la pelvis hacia adelante y atrás. Esta postura alivia el dolor de espalda y evita la presión en la zona del perineo.
  • Postura de la mariposa: Siéntate en el suelo con la espalda recta y junta las plantas de los pies. Baja las rodillas hacia el suelo lo máximo posible. Es un ejercicio muy completo que ayuda a abrir el canal del parto, a aliviar el dolor de espalda y a mejorar la circulación.

Trucos para ponerse de parto

Además de los ejercicios para adelantar el parto y de las posturas que hemos explicado, también puedes poner en práctica algunos trucos para ponerse de parto bastante efectivos, como hacerte infusiones con remedios naturales y caseros. Las más aconsejables son las hojas de frambuesa. Puedes tomar una infusión al día durante las tres últimas semanas antes de la fecha prevista para el parto —debes dejarlas reposar 10 minutos antes de beberlas—. Las técnicas de osteopatía no invasivas son, así mismo, muy recomendadas para devolver la flexibilidad a la columna vertebral, así como la correcta movilidad de la pelvis en los últimos días de embarazo.