Colecho: qué es y cuáles son sus beneficios

Seguro que cuando eras pequeño te gustaba dormir con tus padres o, al menos, con uno de los dos. Recuerdas esa agradable sensación de calor y seguridad que te proporcionaba la cama de tus padres, ¿verdad? Estabas siendo el protagonista de una tendencia que hoy ha cobrado más fuerza que nunca, el colecho. Para que sepas qué es el colecho en toda su magnitud, es preciso que conozcas algunas de las ventajas que tiene esta práctica habitual para los más pequeños.

El colecho, una práctica muy extendida en la sociedad moderna

Si preguntas a tus abuelos si ellos dormían en la cama con sus padres, lo más seguro será que se muestren sorprendidos e incluso que no comprendan cómo iba a ser así. De hecho, no es tan lejana la creencia de que dar demasiada seguridad al pequeño le podía resultar contraproducente, y la manía de “soltarlo” pronto le permitía no desarrollar una excesiva dependencia de sus progenitores.

Con el tiempo, se han ido desmitificando estas creencias en absoluto fundamentadas. De hecho, los especialistas inciden en la necesidad de proporcionar calor y seguridad al pequeño para su correcto desarrollo emocional, y este es precisamente uno de los beneficios del colecho: da al pequeño una sensación de protección que permanecerá en su subconsciente para siempre, beneficiando su correcto desarrollo en los años posteriores. No obstante, una de las dudas más habituales entre los que saben que es bueno el colecho para los bebés es su duración, un tema que vamos a abordar en breves instantes.

Lo beneficioso que es el colecho para los pequeños se puede palpar a lo largo del día, cuando los peques tienen la oportunidad de demostrar su carácter y la seguridad en sí mismos. Pero, ¿hasta qué edad el colecho es recomendable? Los expertos recomiendan practicarlo al menos hasta los cinco años de edad, momento en el que las bases emocionales del pequeño están empezando a asentarse y puede sentirse con la fuerza suficiente como para dejar el colecho y empezar a dar pequeños pasos en su búsqueda de independencia.

Los beneficios del colecho son evidentes para la psique del pequeño, que gozará de mayor estabilidad y seguridad, sobre todo por las noches. Las recurrentes pesadillas que asustan a los pequeños son motivo más que suficiente como para plantear al pequeño la posibilidad de dormir con ellos, ya que los terrores nocturnos suelen producirse con mayor frecuencia entre los 3 y los 7 años.

El salto a la cama individual, un paso de gigante en su desarrollo

Pasar del colecho a la cama es todo un signo de progreso en el desarrollo del pequeño. Aunque los beneficios del colecho están contrastados y durante los primeros años de vida han podido jugar un papel fundamental en el desarrollo del niño, llega un momento en el que es preciso adquirir nuevas destrezas para consigo mismo, y dejar el colecho es un paso importante en la adquisición de independencia. Ten en cuenta que es bueno el colecho para los bebés siempre y cuando el ambiente sea propicio y los padres sean capaces de proporcionarles esa comodidad y seguridad que tanto ansían.

Existe cierto consenso entre los expertos acerca del momento en el que es preciso dejar el colecho, estableciendo la barrera entre los cinco y los seis años de edad. En este momento, el pequeño empieza a desarrollarse intelectualmente a un ritmo vertiginoso, y sus cerebros actúan como esponjas que absorben los conocimientos necesarios para su adecuada evolución.

Para que te hagas una idea de lo importante que es el colecho para los pequeños, está demostrado que quienes han sufrido desapego por parte de sus progenitores han encontrado serias dificultades en gestionar adecuadamente sus emociones al llegar a la etapa adulta.

Y es que la seguridad que proporcionan los padres en los primeros años de vida del bebé juega un papel primordial en la correcta gestión emocional del pequeño desde sus inicios. De ahí que no haya muchas discrepancias sobre hasta qué edad el colecho es aconsejable, pues los primeros años de vida son críticos para ellos.

Del mismo modo, no tienes que tener prisa en que tu pequeño dé el salto del colecho a la cama, y nada debe hacerse a la fuerza ni a disgusto. Su propio organismo irá demandando todo aquello que necesite, y cuando aflore su necesidad de pasar del colecho a la cama, te lo hará saber. Ten en cuenta que una cuna minicuna de colecho como la de Baby Side de Jané proporciona la comodidad óptima para los primeros meses de vida del peque, pero en cuanto pase un tiempo, el niño necesitará una cama al uso.

Por tanto, ¿es bueno el colecho para los bebés? Sí, sin duda, aunque no de manera forzosa, ni en positivo ni en negativo. ¿Hasta qué edad el colecho es aconsejable? Si hablamos de dormir con los padres en la misma cama, es algo que debe producirse cuando el niño esté mínimamente desarrollado, sobre los 4 años aproximadamente. En cambio, el colecho de cuna es ideal para los primeros años de vida del pequeño, donde podrá estar asistido por sus padres y tener la seguridad de que puede permanecer seguro de todo mal.