Cojín antivuelco: qué es, cómo se usa y cuáles son los mejores

Un cojín antivuelco está pensado para darles un plus de confort y seguridad a los bebés menores de seis meses. Y es que lo que hace tan especial a un cojín antivuelco para bebé es que cuenta a cada lado con un cilindro para mantener al bebé acostado o de espaldas e impedir que su desplazamiento desemboque en una caída, aunque también pueden contar con una cuña para levantar la cabeza del bebé y mantenerlos, de este modo, un poquito más erguidos.

No obstante, mucho se ha hablado sobre cómo se debe colocar un cojín antivuelco y si realmente son recomendables, ya que no dejamos de hablar de un objeto que modifica la posición natural del bebé al estar tumbado.

¿Para qué sirve el cojín antivuelco?

Un cojín antivuelco puede proporcionar a los padres una tranquilidad enorme al tener la certeza de que sus pequeños van a poder disfrutar de un descanso plácido sin incidentes ni caídas fortuitas, algo especialmente importante por la noche. Y es que es eso para lo que sirve el cojín antivuelco: para impedir que los pequeños se giren bruscamente durante el sueño, evitando que sufran lesiones de distinta envergadura.

Un cojín antivuelco para bebé está pensado para evitar caídas fortuitas durante las tardes o las noches de descanso, controlando la postura del bebé en todo momento, lo que puede ser de enorme utilidad a la hora de evitar ciertos síndromes de muerte súbita que afectan a algunos peques.

Lo que hace un cojín antivuelco es sujetar la cabeza del bebé de manera regular. Además, se evita que vayan rodando de lado a lado, con el consecuente peligro que ello supone para su integridad.

Otro de los puntos fuertes de un cojín antivuelco es que fomenta el correcto desarrollo del cerebro, previniendo las malformaciones que pueden sucederse a causa de una mala postura. Teniendo en cuenta que los tejidos del organismo son extremadamente tiernos a esas edades, el papel que un cojín antivuelco para bebé puede jugar aquí es fundamental.

¿Cómo colocar un cojín antivuelco?

Su colocación no tiene mucho misterio, pero si te preguntas cómo colocar un cojín antivuelco adecuadamente, no tienes más que fijarte en el anverso y reverso del cojín, así como en identificar la parte superior de la inferior para que la disposición del mismo sea la adecuada. Este tipo de cojines se colocan en la superficie de la cuna, asegurándose previamente de que no existen protuberancias que incidan negativamente en el nivel de comodidad del pequeño.

Esto es especialmente importante para que no existan problemas de espalda con el tiempo y el pequeño pueda disfrutar de un descanso plácido. Un bebé puede dormir más de dos terceras partes del día, así que hazte una idea de lo necesario que puede llegar a ser un cojín antivuelco de Tuc Tuc o de cualquier otra clase.

El cojín antivuelco, ¿cómo se usa?

Una de las más típicas preguntas a la hora de tantear el terreno para identificar el mejor cojín antivuelco es cuál es la manera adecuada de utilizarlo. Igual lo intuyes, pero no es demasiado complicado. Basta con que te asegures de que la superficie de la cuna está lisa y no cuenta con dobleces ni relieves extraños para colocarlo con los cilindros boca arriba.

A partir de aquí, solamente tendrás que preocuparte de poner al bebé en la cuna para que pueda disfrutar de todo lo que el cojín antivuelco le puede proporcionar: un descanso libre de sobresaltos. Y lo mejor de todo es que la zona de la cabeza la dejan libre para que puedan moverla a su antojo, pero impidiendo al mismo tiempo que el bebé ruede fuera de su posición.

Hasta qué edad puede utilizarse un cojín antivuelco

Ahora que conoces las propiedades de un cojín antivuelco y sabes cómo se usa, tienes que conocer algunos detalles para garantizar que el funcionamiento del mismo no se ve comprometido. Uno de los principales agentes que actúan como oxidantes para este tipo de objetos es el uso, ya que utilizados a diario se va incrementando el deterioro sobre los tejidos, aunque en función de cada caso será la edad del bebé o el grado de desgaste del cojín el que marque el momento de jubilarlo.

Por tanto: un cojín antivuelco, ¿hasta qué edad puede ser utilizado? Los expertos establecen la franja de tiempo idónea entre los momentos posteriores al nacimiento hasta los seis meses, momento tras el cual se recomienda dejar de utilizarlo.

Mejores cojines antivuelco

Somos conscientes de que hay tanto donde elegir que a veces lo más complicado no es saber cómo colocar el cojín antivuelco, sino encontrar el idóneo para nuestro bebé. Por eso, hemos preparado una pequeña selección con varios modelos de primera calidad que te puede ser de gran ayuda para elegir el mejor cojín antivuelco para tu peque. ¡Vamos allá!

Cojín antivuelco Animals de Petit Praia

Este cojín antivuelco de Petit Praia es una opción perfecta para los que buscan un cojín antivuelco blandito, suave y seguro. Su tejido exterior es muy agradable al tacto, y en su interior contiene espuma que hará que el bebé duerma tranquilo y sin cambiar de posición.

Cojín antivuelco Constellation de Tuc Tuc

Se trata de un simpático cojín antivuelco de la marca Tuc Tuc que permite desacoplar la parte inferior del mismo para facilitar el lavado. Además, su diseño es perfecto para quienes buscan un cojín versátil pero que siempre encaje con la decoración del resto de la habitación. El tejido exterior está hecho en su totalidad con algodón, mientras que el relleno es de polietileno.

Cojín antivuelco Rita de Petit Praia

Con su diseño regulable, este cojín antivuelco de Petit Praia es una alternativa que permite proporcionar al bebé una buena posición durante el sueño en sus primeros meses de vida, haciendo que pueda descansar mucho mejor y con muchas más garantías.